viernes, 11 de enero de 2013

Cristo de las Batallas



Anónimo, siglo XI
S.I.B. Catedral de Salamanca
Salamanca


Crucificado muy venerado antiguamente en Salamanca y del cual se dice que perteneció al Cid Campeador. Habría sido traído a Salamanca por Jerónimo de Perigord, fraile de Cluny y confesor del héroe castellano, que llegó a ser Obispo de Valencia y tras la nueva ocupación de la ciudad por los musulmanes volvió a Castilla y ocupó la sede de Salamanca y Zamora. A día de hoy la imagen se venera en la capilla del Carmen, en un retablo de Alberto de Churriguera donado en 1734. En uno de los muros laterales de la Catedral vieja se versan diferentes milagros atribuidos a esta devoción. Actualmente, tras una profunda restauración que le ha retirado la policromía "moderna", se expone la imagen original junto con una copia, entronizada en su retablo.

Este crucificado participó en las procesiones de Semana Santa con la cofradía de los "excombatientes", concretamente titulada del Santísimo Cristo de las Batallas, Nuestro Padre Jesús del Consuelo y Nuestra Señora del Gran Dolor. Tenía su sede canónica en la parroquia de San Juan de Sahagún y desfilaba el Miércoles Santo, y ante la crisis que sufría esta cofradía, con traslado de sede canónica incluida, en este caso a San Sebastián, se le unió la cofradía del Flagelado desfilando juntas ambas hermandades hasta 1971, año en el cual el Cristo de las Batallas desfiló como Cruz Guía. En 1972 ya no desfilaría ni la imagen del Cristo ni la cofradía, haciéndolo en solitario la Cofradía del Flagelado.





No hay comentarios:

Publicar un comentario