jueves, 19 de enero de 2017

Cristo de Palafox



Anónimo, ¿?
Padres Carmelitas Descalzos
Toledo


Crucificado que fue propiedad del beato Juan de Palafox, obispo de Puebla de los Ángeles (Méjico), y posteriormente de Burgo de Osma. Tras su ordenación sacerdotal en 1629, el rey Felipe IV le encarga que acompañe a su hermana María, la cual iba a desposarse con el rey de Hungría. En este viaje por Europa, en la ciudad de Preten, en Alemania, es donde adquiere este crucificado, que representa para él un encuentro místico con la humanidad de Cristo. La talla, mutilada por los protestantes, sin piernas ni brazos, la manda reparar completándola con miembros de plata. La imagen llega a Toledo tras la muerte del beato, siendo legado al cardenal Baltasar Moscoso y Sandoval, quien a su vez lo donaría al convento de padres Carmelitas Descalzos. Durante la Cuaresma se le dedica un triduo en su honor, presidiendo también un vía crucis. La primera vez que salió en procesión a la calle fue en 2014, presidiendo el vía crucis de la Delegación de Hermandades y Cofradías. La talla se suele venerar en el altar mayor de la iglesia conventual de los Carmelitas Descalzos.

Bibliografía:

El beato Juan de Palafox y Mendoza. Varios autores. Ocho Editores. 2011. Soria.

El Cristo de Palafox presidirá el Vía Crucis Diocesano el 8 de marzo. Javier Guayerbas. La Tribuna de Toledo. 20 de enero de 2014 (aquí)


domingo, 15 de enero de 2017

Nuestra Señora de la Piedad



Luis Salvador Carmona, 1750 (recuperada por Antonio Cruz)
Real Cofradía del Santísimo Sacramento de
Minerva y la Santa Vera Cruz
León

Talla que representa a Cristo muerto en los brazos de su Madre. Forma parte de la procesión del Santo Entierro desde 1939. En 1948 la parroquia de San Martín, donde recibe culto, sufre un incendio que afecta a la talla, siendo restaurada por Antonio Cruz Collado. Es portada por 74 braceros sobre un trono de madera de nogal tallado en 1971. La imagen desfila el Lunes Santo en la procesión de la Pasión y el Viernes Santo de los años impares, en la del Santo Entierro.

La actual cofradía procede de dos hermandades diferentes: una sacramental y otra penitencial. La primera es el resultado de otras dos: congregación del Santísimo Sacramento de la Minerva (agregada a la cofradía del mismo nombre de Roma), fundada en 1612, aunque desaparecida y nuevamente recuperada en 1637; y la del Santísimo Sacramento de la parroquia de San Martín, con la cual se fusionaría en 1773 en dicho templo. De la cofradía de la Vera Cruz se tiene constancia de su existencia desde el s.XVI, organizando los desfiles penitenciales del Jueves y Viernes Santo. En 1830 es cuando se firma la concordia con la cofradía de Angustias y Soledad, disponiendo la organización del Santo Entierro en años alternos, ocupándose los años impares la hermandad de la Vera Cruz. En 1876 se fusionarían definitivamente para formar la actual hermandad. La cofradía participa en varias procesiones a lo largo de la Semana Santa. El Lunes Santo, desfila con Nuestra Señora de la Piedad en la procesión de la Pasión, organizada en colaboración con las cofradías del Dulce Nombre y Angustias y Soledad. El Miércoles Santo, en la procesión de la Amargura, procesiona con la Santa Vera Cruz, Lignum Crucis, Santo Cristo Flagelado del Desamparo y la Caridad, Nuestro Padre Jesús de la Humillación y Paciencia, Santo Cristo del Desenclavo, Virgen Dolorosa y Virgen de la Amargura. Los años impares, cuando desfila con sus pasos en la procesión del Santo Entierro en la tarde del Viernes Santo, puja con la Santa Vera Cruz, Santo Cristo de la Agonía, Santo Cristo del Desenclavo, El Descendimiento, Nuestra Señora de la Piedad, Virgen de la Amargura, Santo Sepulcro, San Juan Evangelista y Virgen de la Soledad. Los cofrades visten túnica de tablón de sarga negra, con capillo y cíngulo del mismo color.


Bibliografía:

Web oficial de la cofradía de Minerva y Vera Cruz (aquí)



sábado, 7 de enero de 2017

Nuestra Señora de la Piedad y S.C. de la Misericordia



Luis Ortega Brú, 1951 (Cristo) y José Manuel Rodríguez Fernández-Andés, 1945 (Virgen)
Antigua y Fervorosa Hermandad de la Santa Cruz y Cofradía de Nazarenos del Santísimo Cristo de la Misericordia y Nuestra Señora de la Piedad, Patriarca Bendito Señor San José y María Santísima de la Caridad en su Soledad.
Sevilla


Titulares de la hermandad del Baratillo, los cuales reciben culto en la capilla de la Piedad de la calle Adriano. La advocación de la Piedad proviene de la propia capilla, misterio al cual se consagró el templo en 1646. Ambas imágenes sustituyen a un grupo anterior esculpido por Emilio Pizarro de la Cruz en 1904, con la imagen de la Piedad y los Santos Varones a los pies de la cruz. En 1945, José Manuel Rodríguez Fernández-Andés talla la imagen de la Piedad, la cual comenzará llevando entre sus brazos el antiguo cristo. En 1951, será sustituido por una nueva talla de Luis Ortega Brú, la primera que realizara para la ciudad de Sevilla, y policromada por Guillermo Bonilla. Su actual paso es obra de 1944, diseñado por Juan Pérez Calvo y tallado por Rafael Fernández del Toro, y dorado por Antonio Sánchez en 1945. Ambas imágenes reciben culto en el altar mayor de su capilla, desde la cual se inicia la estación de penitencia cada Miércoles Santo.

La hermandad tiene su origen en una piadosa asociación que los vecinos del barrio del Baratillo fundaron para darle continuidad a la práctica del rezo por los difuntos, tras una plaga que afectó a una parte importante de los mismos, y cuyos cadáveres fueron enterrados en una plaza donde se entronizó una cruz de hierro. Así, esta hermandad tomó por titular a la Santa Cruz, siendo aprobadas sus reglas en 1693. Inmediatamente, decidieron labrar una capilla propia, terminada en 1696, colocando en el altar mayor de la misma, un cuadro con el misterio de la Piedad, advocación bajo la cual fue consagrada la capilla. Será a finales del siglo XIX cuando se plantee el deseo de asumir también el carácter de penitencia, renovándose sus reglas en 1893, y contemplando su salida penitencial en la madrugada del Viernes Santo, aspecto que nunca llegó a materializarse. Para ello, además de encargar las imágenes, dispusieron una serie de reformas de la capilla, entre las que se ejecutó un nuevo camarín para albergarlas en la capilla, así como reformas en la fachada. Realizó su primera estación de penitencia el Miércoles Santo de 1905, solicitando el préstamo del paso del Triunfo de la Cruz (La Canina) de la hermandad del Santo Entierro, sobre el cual se portaron las imágenes talladas en 1904 por Emilio Pizarro. En 1926 sale por primera vez en su estación de penitencia una dolorosa bajo palio, que tomará posteriormente la advocación de María Santísima de la Caridad en su Soledad, y bendiciéndose la actual imagen en 1931. Será en 1945 cuando se renueva el misterio de la Piedad con una nueva imagen, y tallándose un nuevo Cristo en 1951. Actualmente, los nazarenos visten cada Miércoles Santo antifaz azul y túnica de cola del mismo color, ceñido por un cordón y botonadura roja o blancos, dependiendo del titular al que acompañen.


Bibliografía.

Web oficial de la hermandad El Baratillo (aquí)

La Semana Santa de Sevilla en el siglo XIX. Rafael Jiménez Sampedro. Abec. Sevilla, 2013. 



lunes, 26 de diciembre de 2016

REPORTAJE: Belén de la cofradía de la Concha




24 de diciembre de 2015

Parroquia de San Juan y San Vicente / Cofradía de Nuestra Señora 
de San Antolín o de la Concha

Zamora













Durante la Navidad, la Virgen de la Concha vuelve a vestir de blanco.





Virgen de la Concha (aquí)
Divina Peregrina (aquí)

domingo, 18 de diciembre de 2016

REPORTAJE: Besamanos de Nuestra Señora de la Esperanza




17 de diciembre de 2016

Sacramental y Penitencial Cofradía de Nuestro Padre Jesús Sacramentado y María Santísima de la Piedad, Amparo de los Leoneses

León









martes, 6 de diciembre de 2016

Virgen de la Almudena, patrona de Madrid




Según una antigua tradición, la primitiva talla de Santa María la Real de la Almudena se remontaría a la era apostólica. Su advocación procede del árabe, haciendo referencia a la almudayna donde se encontró la imagen, es decir, un edificio defensivo en la muralla o castillo. Tras ser conquistada la ciudad por Alfonso VI, y conociendo que había una antigua imagen de la Virgen escondida tras la invasión islámica de la península en algún lugar de la villa, se organizó una rogativa el 9 de noviembre de 1085, y al pasar por la almudayna, se abrió el muro dejando al descubierto la talla escoltada por dos cirios encendidos. La actual imagen sería tallada entre los siglos XV y XVI, atribuyéndolo algunos estudiosos a Diego Copín de Toledo. En torno al siglo XVII, se tiene constancia de que era revestida, aunque en 1890, el beato Ciriaco Sancha, obispo de Madrid, ordenó que saliera sin vestidos en la procesión del Corpus Christi.  El 8 de septiembre de 1646, los regidores de la villa hacen voto de asistir a la fiesta de la Virgen como agradecimiento por el cese de unas inundaciones que sufría la ciudad. Aunque siempre se ha considerado que el patronazgo de la Virgen de la Almudena sobre la villa de Madrid procede de su entronización en la antigua mezquita tras la conquista de la ciudad y de la devoción que surgió entonces, será en 1905 cuando el papa Pío X la declara oficialmente, fijando la fecha de su fiesta el 9 de noviembre. Tras el derribo de su templo en 1868, la Virgen recibió culto en diversos templos, como la iglesia de las Religiosas Bernardas (hoy Catedral Castrense) o desde 1954, en la colegiata de San Isidro, la cual ejercía de catedral en espera del nuevo templo. Durante la Guerra Civil se temió la desaparición de la imagen, pero fue encontrada en la cripta de su templo con una soga alrededor del cuello y un letrero que decía ¡Respetadla!. La imagen fue coronada canónicamente en 1948 y en 1977 es nombrada patrona de la Archidiócesis de Madrid.

La Virgen de la Almudena se veneró siempre en su iglesia parroquial, proyectándose en 1868 un nuevo templo, a petición de la Congregación de Esclavos de la Virgen de la Almudena y con el apoyo expreso, unos años después, de la reina Mª de las Mercedes, esposa de Alfonso XII, cuyos restos acabarán descansando en el nuevo templo. El 4 de abril de 1883 se colocó la primera piedra de la iglesia, en presencia del rey. Al año siguiente, se crea la diócesis de Madrid por el papa León XIII, decidiéndose que el nuevo templo se convierta en Catedral. Tras más de un siglo de construcción, el 15 de junio de 1993, el papa san Juan Pablo II consagra el altar y dedica templo catedralicio. Actualmente, la Virgen de la Almudena se venera a un lado del crucero de la Catedral, en un retablo compuesto por 18 tablas pintadas por Juan de Borgoña entre el siglo XV y el XVI, sobre una peana de plata regalada por la villa de Madrid.

Existen diversas congregaciones que rinden culto a la santísima Virgen bajo la advocación de la Almudena: la Real e Ilustre Esclavitud y Santo Rosario de Santa María la Real de la Almudena (fundadas en 1640 y en 1758 repectivamente) y Corte de Honor de Santa María la Real de la Almudena en 1912.


Bibliografía:

Web oficial de la Corte de Honor de Santa María la Real de la Almudena (aquí).

Web oficial de la Catedral de la Almudena (aquí).



martes, 1 de noviembre de 2016

REPORTAJE: Vía Crucis de Palencia




29 de octubre de 2016

IV Encuentro Nacional de Jóvenes Cofrades

Palencia



Con motivo del encuentro de jóvenes cofrades, las hermandades de Palencia
participaron con sus imágenes en un magno vía crucis.



Los pasos de la cofradía de Jesús Nazareno esperaron expuestos en la plaza de San Pablo a la procesión de la Vera Cruz y a la salida del Nazareno Viejo.



El paso de Longinos, de la cofradía de Jesús Nazareno, representaba la estación IX: Jesús 
en la cruz, su madre y su discípulo.




La séptima estación fue representada por el paso de La erección de la cruz.
Ver su entrada en Jesusario (aquí)



El primer paso de la Vera Cruz representaba la primera 
estación: Jesús en el Huerto de los Olivos.



El segundo paso de la Vera Cruz representaba la tercera estación: Jesús es flagelado.



El tercer paso de la Vera Cruz representaba la cuarta estación: Jesús es 
coronad0 de espinas. Ver entrada en el Jesusario (aquí).



El Lignum Crucis salió solemnemente de la sede de la cofradía. Este paso representaba
la decimotercera estación: el árbol de la cruz es adorado.







Tras la salida de los pasos de la Vera Cruz, se inició el cortejo, al cual se unió la cofradía de Jesús Nazareno, procesionando juntos hasta la plaza de la Inmaculada, donde 
tendría lugar el rezo del vía crucis.









Jesús Nazareno, el Viejo, representaba la V estación: Jesús 
carga con la cruz. Ver la entrada en el Jesusario (aquí)







El paso de la Verónica representaba la sexta estación: Jesús es ayudado por el Cirineo.
Ver la entrada en el Jesusario (aquí)



La cofradía del Santo Sepulcro sacó tres de sus pasos, coincidiendo en la Calle Mayor con la cofradía de la Piedad y con la del Cristo Crucificado.



El paso de El Calvario representa la VIII estación: Jesús promete el Reino al Buen Ladrón.




El paso de El Descendimiento representaba la undécima 
estación: Jesús es descendido de la cruz.




El Santo Sepulcro representaba la la décimocuarta estación: Jesús es sepultado.
Ver su entrada en el Jesusario (aquí)



La Virgen de la Piedad representaba la décimosegunda estación: Jesús en brazos de su Madre.
Ver la entrada en el Jesusario (aquí)




La imagen de Jesús crucificado fue portada en unas sencillas andas, presidiendo el vía crucis.
Ver su entrada en el Jesusario (aquí).






El Cristo de la Misericordia recorrió su itinerario desde la iglesia de la Virgen de la Calle
en solitario. Representaba la décima estación: Jesús muere en la cruz (aquí)






El paso de N.P. Jesús de la Sentencia se encontraba en el interior de la Catedral. Representaba
la segunda estación: Jesús es condenado a muerte por Poncio Pilatos.



Tras el rezo del vía crucis, las cofradías y sus pasos recorrieron los mismos itinerarios de vuelta.
La Vera Cruz y Jesús Nazareno compartieron de nuevo el recorrido.







Aunque Nuestra Señora de la Vera Cruz no participaba en el Vía Crucis, se encontraba
entronizada en su paso de palio. Ver su entrada en el Jesusario (aquí).







El titular de la cofradía de Jesús Nazareno esperaba en el altar mayor de su capilla.
Ver su entrada en el Jesusario (aquí).