sábado, 28 de enero de 2017

Cristo de la Laguna



Gil de Ronza (1522)
Cofradía de la Santa Vera Cruz, Disciplina y Penitencia
Zamora


Crucificado que formó parte del conjunto escultórico encargado por el deán Diego Vázquez de Cepeda para su capilla mortuoria en el convento de San Francisco. Se situaba en la hornacina en cuyo título se leía crucifixus, dentro de la iconografía desarrollada en la capilla siguiendo los artículos del Credo. Aunque la cofradía de la Vera Cruz tuvo un conflicto vinculado al legado del deán, su vinculación histórica con la imagen no está documentada. La imagen llega en algún momento tras las desamortizaciones del s.XIX a la capilla de San Miguel de la iglesia parroquial de San Juan de Puertanueva, donde se había refugiado la cofradía tras el cierre de los conventos de San Francisco y Santo Domingo, y cuya capilla era propiedad de la cofradía debido a su fusión con la hermandad del arcángel. De allí, se traslada a la iglesia de Santa María la Nueva en 1967, incorporándose en 1995 al desfile del Jueves Santo, retirándose en 2001 alegando que rompía el discurso cronológico de los hechos de la Pasión atribuidos a la cofradía. En 2011 presidió el vía crucis de los jóvenes el Domingo de Ramos, y desde 2014, participa en la procesión de la exaltación de la Cruz, el domingo más próximo al 14 de septiembre. Se expone en el Museo de Semana Santa, desfilando sobre una mesa tallada en 1958 en la antigua Universidad Laboral, diseñada por Bronislaz Vatzany, fraile salesiano, realizada para la imagen de María Auxiliadora.

La más antigua de la hermandades penitenciales de Zamora, fundada a finales del s.XV, tenía su sede canónica en el convento de San Francisco, desde donde partía su procesión de penitencia en la tarde-noche del Jueves Santo. A lo largo de su dilatada historia se fue fusionando con diferentes cofradías. Así mantuvo durante tiempo varias sedes: el convento de Santo Domingo (donde se fusionó con la Cofradía de Pasión) y posteriormente la iglesia de San Juan de Puertanueva, donde la cofradía de San Miguel tenía capilla propia y la cual se convirtió en su sede tras la desamortización de San Francisco. Actualmente mantiene la iglesia de San Juan como sede canónica y donde recibe culto el Nazareno titular, estando el resto de los pasos en el Museo de Semana Santa; a excepción de la Virgen Dolorosa, que recibe culto en una capilla de la iglesia de San Andrés, templo anexo al Seminario Diocesano. Los cofrades visten túnica y caperuz de terciopelo morado, con cíngulo amarillo a la cintura, medalla de la cofradía al cuello y portan una vara con la Cruz. Los pasos de esta cofradía son: Santa Vera Cruz, El lavatorio, La santa cena, La oración de Jesús en el Huerto de los Olivos, El prendimiento, La flagelación, La coronación de espinas, Ecce Homo, La sentencia, el Nazareno y la Dolorosa, además del Cristo de la Laguna, que actualmente desfila  en la procesión de la exaltación de la Cruz en septiembre.



Bibliografía:

La cofradía de la Santa Vera Cruz de Zamora. Historia y patrimonio artístico. Miguel Ángel Jaramillo Guerreira y José Andrés Casquero Fernández. Cofradía de la Santa Vera Cruz de Zamora. Zamora, 2009.

La iconografía de la capilla de D. Diego Velázquez de Cepeda en el convento de San Francisco de Zamora. Luxcía Sánchez Domínguez. En Actas del IV Congreso Internacional de Hermandades y Cofradías de la Vera Cruz. Zamora 2009.








Otras entradas:

La Semana Santa de Zamora en el siglo XVII (aquí)
La Procesión de las Imágenes (aquí)

El lavatorio (aquí)
El prendimiento (aquí)
La flagelación (aquí)
La coronación de espinas (aquí)
Ecce Homo (aquí)
La sentencia (aquí)
Jesús Nazareno (aquí)

Santa Cena de Blas González (aquí)
Santa Cena de Ricardo Segundo (aquí)

11 - 09 - 2011 REPORTAJE: Procesión de la Exaltación de la Cruz (aquí)
11 - 09 - 2016 REPORTAJE: Procesión de la Exaltación de la Cruz (aquí)

jueves, 19 de enero de 2017

Cristo de Palafox



Anónimo, ¿?
Padres Carmelitas Descalzos
Toledo


Crucificado que fue propiedad del beato Juan de Palafox, obispo de Puebla de los Ángeles (Méjico), y posteriormente de Burgo de Osma. Tras su ordenación sacerdotal en 1629, el rey Felipe IV le encarga que acompañe a su hermana María, la cual iba a desposarse con el rey de Hungría. En este viaje por Europa, en la ciudad de Preten, en Alemania, es donde adquiere este crucificado, que representa para él un encuentro místico con la humanidad de Cristo. La talla, mutilada por los protestantes, sin piernas ni brazos, la manda reparar completándola con miembros de plata. La imagen llega a Toledo tras la muerte del beato, siendo legado al cardenal Baltasar Moscoso y Sandoval, quien a su vez lo donaría al convento de padres Carmelitas Descalzos. Durante la Cuaresma se le dedica un triduo en su honor, presidiendo también un vía crucis. La primera vez que salió en procesión a la calle fue en 2014, presidiendo el vía crucis de la Delegación de Hermandades y Cofradías. La talla se suele venerar en el altar mayor de la iglesia conventual de los Carmelitas Descalzos.

Bibliografía:

El beato Juan de Palafox y Mendoza. Varios autores. Ocho Editores. 2011. Soria.

El Cristo de Palafox presidirá el Vía Crucis Diocesano el 8 de marzo. Javier Guayerbas. La Tribuna de Toledo. 20 de enero de 2014 (aquí)


domingo, 15 de enero de 2017

Nuestra Señora de la Piedad



Luis Salvador Carmona, 1750 (recuperada por Antonio Cruz)
Real Cofradía del Santísimo Sacramento de
Minerva y la Santa Vera Cruz
León

Talla que representa a Cristo muerto en los brazos de su Madre. Forma parte de la procesión del Santo Entierro desde 1939. En 1948 la parroquia de San Martín, donde recibe culto, sufre un incendio que afecta a la talla, siendo restaurada por Antonio Cruz Collado. Es portada por 74 braceros sobre un trono de madera de nogal tallado en 1971. La imagen desfila el Lunes Santo en la procesión de la Pasión y el Viernes Santo de los años impares, en la del Santo Entierro.

La actual cofradía procede de dos hermandades diferentes: una sacramental y otra penitencial. La primera es el resultado de otras dos: congregación del Santísimo Sacramento de la Minerva (agregada a la cofradía del mismo nombre de Roma), fundada en 1612, aunque desaparecida y nuevamente recuperada en 1637; y la del Santísimo Sacramento de la parroquia de San Martín, con la cual se fusionaría en 1773 en dicho templo. De la cofradía de la Vera Cruz se tiene constancia de su existencia desde el s.XVI, organizando los desfiles penitenciales del Jueves y Viernes Santo. En 1830 es cuando se firma la concordia con la cofradía de Angustias y Soledad, disponiendo la organización del Santo Entierro en años alternos, ocupándose los años impares la hermandad de la Vera Cruz. En 1876 se fusionarían definitivamente para formar la actual hermandad. La cofradía participa en varias procesiones a lo largo de la Semana Santa. El Lunes Santo, desfila con Nuestra Señora de la Piedad en la procesión de la Pasión, organizada en colaboración con las cofradías del Dulce Nombre y Angustias y Soledad. El Miércoles Santo, en la procesión de la Amargura, procesiona con la Santa Vera Cruz, Lignum Crucis, Santo Cristo Flagelado del Desamparo y la Caridad, Nuestro Padre Jesús de la Humillación y Paciencia, Santo Cristo del Desenclavo, Virgen Dolorosa y Virgen de la Amargura. Los años impares, cuando desfila con sus pasos en la procesión del Santo Entierro en la tarde del Viernes Santo, puja con la Santa Vera Cruz, Santo Cristo de la Agonía, Santo Cristo del Desenclavo, El Descendimiento, Nuestra Señora de la Piedad, Virgen de la Amargura, Santo Sepulcro, San Juan Evangelista y Virgen de la Soledad. Los cofrades visten túnica de tablón de sarga negra, con capillo y cíngulo del mismo color.


Bibliografía:

Web oficial de la cofradía de Minerva y Vera Cruz (aquí)



sábado, 7 de enero de 2017

Nuestra Señora de la Piedad y S.C. de la Misericordia



Luis Ortega Brú, 1951 (Cristo) y José Manuel Rodríguez Fernández-Andés, 1945 (Virgen)
Antigua y Fervorosa Hermandad de la Santa Cruz y Cofradía de Nazarenos del Santísimo Cristo de la Misericordia y Nuestra Señora de la Piedad, Patriarca Bendito Señor San José y María Santísima de la Caridad en su Soledad.
Sevilla


Titulares de la hermandad del Baratillo, los cuales reciben culto en la capilla de la Piedad de la calle Adriano. La advocación de la Piedad proviene de la propia capilla, misterio al cual se consagró el templo en 1646. Ambas imágenes sustituyen a un grupo anterior esculpido por Emilio Pizarro de la Cruz en 1904, con la imagen de la Piedad y los Santos Varones a los pies de la cruz. En 1945, José Manuel Rodríguez Fernández-Andés talla la imagen de la Piedad, la cual comenzará llevando entre sus brazos el antiguo cristo. En 1951, será sustituido por una nueva talla de Luis Ortega Brú, la primera que realizara para la ciudad de Sevilla, y policromada por Guillermo Bonilla. Su actual paso es obra de 1944, diseñado por Juan Pérez Calvo y tallado por Rafael Fernández del Toro, y dorado por Antonio Sánchez en 1945. Ambas imágenes reciben culto en el altar mayor de su capilla, desde la cual se inicia la estación de penitencia cada Miércoles Santo.

La hermandad tiene su origen en una piadosa asociación que los vecinos del barrio del Baratillo fundaron para darle continuidad a la práctica del rezo por los difuntos, tras una plaga que afectó a una parte importante de los mismos, y cuyos cadáveres fueron enterrados en una plaza donde se entronizó una cruz de hierro. Así, esta hermandad tomó por titular a la Santa Cruz, siendo aprobadas sus reglas en 1693. Inmediatamente, decidieron labrar una capilla propia, terminada en 1696, colocando en el altar mayor de la misma, un cuadro con el misterio de la Piedad, advocación bajo la cual fue consagrada la capilla. Será a finales del siglo XIX cuando se plantee el deseo de asumir también el carácter de penitencia, renovándose sus reglas en 1893, y contemplando su salida penitencial en la madrugada del Viernes Santo, aspecto que nunca llegó a materializarse. Para ello, además de encargar las imágenes, dispusieron una serie de reformas de la capilla, entre las que se ejecutó un nuevo camarín para albergarlas en la capilla, así como reformas en la fachada. Realizó su primera estación de penitencia el Miércoles Santo de 1905, solicitando el préstamo del paso del Triunfo de la Cruz (La Canina) de la hermandad del Santo Entierro, sobre el cual se portaron las imágenes talladas en 1904 por Emilio Pizarro. En 1926 sale por primera vez en su estación de penitencia una dolorosa bajo palio, que tomará posteriormente la advocación de María Santísima de la Caridad en su Soledad, y bendiciéndose la actual imagen en 1931. Será en 1945 cuando se renueva el misterio de la Piedad con una nueva imagen, y tallándose un nuevo Cristo en 1951. Actualmente, los nazarenos visten cada Miércoles Santo antifaz azul y túnica de cola del mismo color, ceñido por un cordón y botonadura roja o blancos, dependiendo del titular al que acompañen.


Bibliografía.

Web oficial de la hermandad El Baratillo (aquí)

La Semana Santa de Sevilla en el siglo XIX. Rafael Jiménez Sampedro. Abec. Sevilla, 2013.