lunes, 26 de diciembre de 2016

REPORTAJE: Belén de la cofradía de la Concha




24 de diciembre de 2015

Parroquia de San Juan y San Vicente / Cofradía de Nuestra Señora 
de San Antolín o de la Concha

Zamora













Durante la Navidad, la Virgen de la Concha vuelve a vestir de blanco.





Virgen de la Concha (aquí)
Divina Peregrina (aquí)

domingo, 18 de diciembre de 2016

REPORTAJE: Besamanos de Nuestra Señora de la Esperanza




17 de diciembre de 2016

Sacramental y Penitencial Cofradía de Nuestro Padre Jesús Sacramentado y María Santísima de la Piedad, Amparo de los Leoneses

León









martes, 6 de diciembre de 2016

Virgen de la Almudena, patrona de Madrid




Según una antigua tradición, la primitiva talla de Santa María la Real de la Almudena se remontaría a la era apostólica. Su advocación procede del árabe, haciendo referencia a la almudayna donde se encontró la imagen, es decir, un edificio defensivo en la muralla o castillo. Tras ser conquistada la ciudad por Alfonso VI, y conociendo que había una antigua imagen de la Virgen escondida tras la invasión islámica de la península en algún lugar de la villa, se organizó una rogativa el 9 de noviembre de 1085, y al pasar por la almudayna, se abrió el muro dejando al descubierto la talla escoltada por dos cirios encendidos. La actual imagen sería tallada entre los siglos XV y XVI, atribuyéndolo algunos estudiosos a Diego Copín de Toledo. En torno al siglo XVII, se tiene constancia de que era revestida, aunque en 1890, el beato Ciriaco Sancha, obispo de Madrid, ordenó que saliera sin vestidos en la procesión del Corpus Christi.  El 8 de septiembre de 1646, los regidores de la villa hacen voto de asistir a la fiesta de la Virgen como agradecimiento por el cese de unas inundaciones que sufría la ciudad. Aunque siempre se ha considerado que el patronazgo de la Virgen de la Almudena sobre la villa de Madrid procede de su entronización en la antigua mezquita tras la conquista de la ciudad y de la devoción que surgió entonces, será en 1905 cuando el papa Pío X la declara oficialmente, fijando la fecha de su fiesta el 9 de noviembre. Tras el derribo de su templo en 1868, la Virgen recibió culto en diversos templos, como la iglesia de las Religiosas Bernardas (hoy Catedral Castrense) o desde 1954, en la colegiata de San Isidro, la cual ejercía de catedral en espera del nuevo templo. Durante la Guerra Civil se temió la desaparición de la imagen, pero fue encontrada en la cripta de su templo con una soga alrededor del cuello y un letrero que decía ¡Respetadla!. La imagen fue coronada canónicamente en 1948 y en 1977 es nombrada patrona de la Archidiócesis de Madrid.

La Virgen de la Almudena se veneró siempre en su iglesia parroquial, proyectándose en 1868 un nuevo templo, a petición de la Congregación de Esclavos de la Virgen de la Almudena y con el apoyo expreso, unos años después, de la reina Mª de las Mercedes, esposa de Alfonso XII, cuyos restos acabarán descansando en el nuevo templo. El 4 de abril de 1883 se colocó la primera piedra de la iglesia, en presencia del rey. Al año siguiente, se crea la diócesis de Madrid por el papa León XIII, decidiéndose que el nuevo templo se convierta en Catedral. Tras más de un siglo de construcción, el 15 de junio de 1993, el papa san Juan Pablo II consagra el altar y dedica templo catedralicio. Actualmente, la Virgen de la Almudena se venera a un lado del crucero de la Catedral, en un retablo compuesto por 18 tablas pintadas por Juan de Borgoña entre el siglo XV y el XVI, sobre una peana de plata regalada por la villa de Madrid.

Existen diversas congregaciones que rinden culto a la santísima Virgen bajo la advocación de la Almudena: la Real e Ilustre Esclavitud y Santo Rosario de Santa María la Real de la Almudena (fundadas en 1640 y en 1758 repectivamente) y Corte de Honor de Santa María la Real de la Almudena en 1912.


Bibliografía:

Web oficial de la Corte de Honor de Santa María la Real de la Almudena (aquí).

Web oficial de la Catedral de la Almudena (aquí).



martes, 1 de noviembre de 2016

REPORTAJE: Vía Crucis de Palencia




29 de octubre de 2016

IV Encuentro Nacional de Jóvenes Cofrades

Palencia



Con motivo del encuentro de jóvenes cofrades, las hermandades de Palencia
participaron con sus imágenes en un magno vía crucis.



Los pasos de la cofradía de Jesús Nazareno esperaron expuestos en la plaza de San Pablo a la procesión de la Vera Cruz y a la salida del Nazareno Viejo.



El paso de Longinos, de la cofradía de Jesús Nazareno, representaba la estación IX: Jesús 
en la cruz, su madre y su discípulo.




La séptima estación fue representada por el paso de La erección de la cruz.
Ver su entrada en Jesusario (aquí)



El primer paso de la Vera Cruz representaba la primera 
estación: Jesús en el Huerto de los Olivos.



El segundo paso de la Vera Cruz representaba la tercera estación: Jesús es flagelado.



El tercer paso de la Vera Cruz representaba la cuarta estación: Jesús es 
coronad0 de espinas. Ver entrada en el Jesusario (aquí).



El Lignum Crucis salió solemnemente de la sede de la cofradía. Este paso representaba
la decimotercera estación: el árbol de la cruz es adorado.







Tras la salida de los pasos de la Vera Cruz, se inició el cortejo, al cual se unió la cofradía de Jesús Nazareno, procesionando juntos hasta la plaza de la Inmaculada, donde 
tendría lugar el rezo del vía crucis.









Jesús Nazareno, el Viejo, representaba la V estación: Jesús 
carga con la cruz. Ver la entrada en el Jesusario (aquí)







El paso de la Verónica representaba la sexta estación: Jesús es ayudado por el Cirineo.
Ver la entrada en el Jesusario (aquí)



La cofradía del Santo Sepulcro sacó tres de sus pasos, coincidiendo en la Calle Mayor con la cofradía de la Piedad y con la del Cristo Crucificado.



El paso de El Calvario representa la VIII estación: Jesús promete el Reino al Buen Ladrón.




El paso de El Descendimiento representaba la undécima 
estación: Jesús es descendido de la cruz.




El Santo Sepulcro representaba la la décimocuarta estación: Jesús es sepultado.
Ver su entrada en el Jesusario (aquí)



La Virgen de la Piedad representaba la décimosegunda estación: Jesús en brazos de su Madre.
Ver la entrada en el Jesusario (aquí)




La imagen de Jesús crucificado fue portada en unas sencillas andas, presidiendo el vía crucis.
Ver su entrada en el Jesusario (aquí).






El Cristo de la Misericordia recorrió su itinerario desde la iglesia de la Virgen de la Calle
en solitario. Representaba la décima estación: Jesús muere en la cruz (aquí)






El paso de N.P. Jesús de la Sentencia se encontraba en el interior de la Catedral. Representaba
la segunda estación: Jesús es condenado a muerte por Poncio Pilatos.



Tras el rezo del vía crucis, las cofradías y sus pasos recorrieron los mismos itinerarios de vuelta.
La Vera Cruz y Jesús Nazareno compartieron de nuevo el recorrido.







Aunque Nuestra Señora de la Vera Cruz no participaba en el Vía Crucis, se encontraba
entronizada en su paso de palio. Ver su entrada en el Jesusario (aquí).







El titular de la cofradía de Jesús Nazareno esperaba en el altar mayor de su capilla.
Ver su entrada en el Jesusario (aquí).