jueves, 14 de marzo de 2013

Nuestra Señora de la Antigua, Siete Dolores y Compasión




Anónimo, s.XVII
Parroquia de la Magdalena
Sevilla


Titular de la desaparecida cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno y Nuestra Señora de la Antigua, Siete Dolores y Compasión; actualmente venerada en una capilla del crucero de la iglesia de la Magdalena. Fue antiguamente la "devoción de toda Sevilla", según recogen algunas crónicas. La imagen desfilaba bajo palio, cuyas bambalinas son las actuales de la Virgen del Valle. Su advocación se materializaba en el gran corazón de plata que llevaba sobre su pecho, atravesado por siete cuchillos, entre los cuales llevaba cartelas con la representación de cada uno de los dolores. Su intensa devoción le llevó a protagonizar diversas rogativas, bien por sequías (como en 1680 o 1736) o por guerras como la de Sucesión en 1706. A principios del siglo XIX se constata la desaparición de la hermandad, siendo entregada la imagen a la Orden de Dominicos en 1826, abandonando su capilla y siendo venerada en la iglesia de la Magdalena a partir de esta fecha. Fue recuperada para un desfile procesional los años 1920 y 1921, siendo colocada a los pies del Cristo de las Misericordias de la Hermandad de Santa Cruz, pero al no fraguar esta idea, fue devuelta a su parroquia.

Esta antigua cofradía se formó a partir de dos corporaciones en 1597, con la aprobación del rey Felipe II. Por un lado, la cofradía de Nuestra Señora de la Antigua, cuyas reglas datan de 1546, producto del fervor existente por esta advocación cuya pintura mural se conserva en la Catedral. Y por otro, una cofradía penitencial que veneraba los dolores de la santísima Virgen, fundada en el convento de Santo Domingo de Silos, y que se mudó a la capilla que ya regentaba la hermandad de la Antigua. La Cofradía Real de los Siete Dolores y Compasión de Nuestra Señora de la Antigua vivió una época de fuerte esplendor en el siglo XVII, con capilla propia en el compás del convento de San Pablo (actual capilla de Monserrat). Tenía como titulares las imágenes de Jesús Nazareno, actual titular de la Hermandad de la Candelaria, y Nuestra Señora de la Antigua y Siete Dolores. Entre sus tradiciones, destacaba el privilegio de desvelar la imagen de la Virgen de la Antigua a su paso por la Catedral cada Jueves Santo, con estación de sus pasos en dicha capilla y oración ante su sagrada titular. En 1766 se tiene registrada su última estación de penitencia, sufriendo una larga decadencia que se agravó en los primeros años del siglo XIX con la venta de sus pasos, y confirmada en 1815 con el traslado de la parroquia de la Magdalena a dicha capilla, que se consideraba abandonada. En 1826, sus imágenes son trasladadas al convento de San Pablo (iglesia de la Magdalena) y en 1880, son separadas, quedando la Virgen en dicha iglesia y el Señor siendo trasladado a la parroquia de San Nicolás.


Bibliografía:

Glorisas religiosas de Sevilla. Noticia histórica-descriptiva de todas las cofradías de peitencia, sangre y luz, fundadas en esta ciudad. D. José Bermejo y Carballo. 1882.

No hay comentarios:

Publicar un comentario