lunes, 24 de febrero de 2014

San Vicente Ferrer



Anónimo, s.XVIII
Parroquia de San Vicente Mártir / Cofradía de Nuestra Madre de las Angustias
Zamora


Imagen del santo dominico que según cuenta la leyenda, funda la primitiva cofradía de las Angustias tras su predicación en la iglesia de San Vicente en enero de 1412. Se tiene constancia de una imagen anterior a la actual, ya que siempre ocupó el santo valenciano un lugar de preferencia en esta cofradía. En 2011 se interviene la talla aumentándole su tamaño, y participando de forma extraordinaria en la procesión del Viernes Santo de 2012, con motivo del VI centenario de la cofradía. A partir de esta fecha, es expuesta en la capilla de Nuestra Madre en las hornacinas laterales del presbiterio.

La antigua cofradía de las Angustias fue fundada, según la tradición, en 1412, cuando San Vicente Ferrer visitó la ciudad. La hermandad vivirá un amplio período de esplendor durante los siglos siguientes, comenzando los trámites para la construcción de una capilla propia adosada a la Iglesia de San Vicente Mártir a partir de 1581. En cambio, el siglo XVIII fue debilitando a la corporación, sufriendo especialmente el pleito existente con el vizconde de Gracigrande, recibiendo un duro revés en 1776, debido a una serie de privilegios que tenía dicha casa nobiliaria. Aunque no conllevaba el cese de la cofradía, en 1777 existe la orden de reparto de los bienes de la misma, lo que confirmaba su disolución. En 1865 se crea en la parroquia de San Vicente la Confraternidad de Siervos de María, es decir, la Orden Tercera Servita, cuya espiritualidad gira en torno a los dolores de María. Esta institución se hizo cargo de la devoción a Nuestra Señora de las Angustias, incluso encargando una nueva imagen. Pero volverá a tener problemas con el Vizconde por la posición del estandarte, privilegio que ostentaba esta Casa, afectando a la solidez de la Confraternidad, cuya última acta data de 1888. A partir de este año, la procesión será organizada por la parroquia, constituyéndose un desfile netamente popular y devocional. En 1927 se funda la actual cofradía, encargándose de la procesión e introduciendo los hábitos de los hermanos y la organización de las mujeres. Incluso, además de los pasos de San Vicente Ferrer, Nuestra Madre de las Angustias y la Virgen de las Espadas, la Junta Pro Semana Santa encargará un pasó más: El retorno al sepulcro, de Ramón Nuñez, que no gustará en dicho desfile y será cedido a la Real Cofradía del Santo Entierro en 1949. Todos ellos, a excepción de Nuestra Madre de las Angustias, dejan de desfilar a lo largo del s.XX, hasta la década de los 90 del pasado siglo cuando se incorpora el Santo Cristo, popularmente llamado de la Cruz de Carne, por recibir culto en el altar de dicha reliquia de la S.I. Catedral. En 2010 se recupera también la Virgen de las Espadas para el desfile del Viernes Santo, así como de manera extraordinaria en 2012 vuelve a desfilar San Vicente Ferrer. Los cofrades desfilan vestidos con túnica de estameña blanca y caperuz de terciopelo negro con cíngulo a la cintura y portando un hachón. Resquicio del antiguo sabor popular que tenía esta procesión es el grupo de mujeres enlutadas que también desfilan en el cortejo, portando entre sus manos tulipas.


Bibliografía:

Historia de una devoción. Nuestra Madre de las Angustias. Florián Ferrero y Alberto Martín. 2012.




Otras entradas:

VI Centenario de la cofradía de Nuestra Madre de las Angustias (aquí)
La Semana Santa de Zamora en el s.XVII (aquí)

Santo Cristo de la Catedral o de la Cruz de Carne (aquí)
Nuestra Madre de las Angustias (aquí)
Virgen de las Espadas (aquí)

No hay comentarios:

Publicar un comentario