domingo, 12 de enero de 2014

El Sepulcro



Imagen original de Gaspar González (1619), reformado por 
José Gutiérrez "Filuco" en 1881, Urna 1773-1776
Real Cofradía de Santo Entierro
Zamora


Imagen articulada que protagonizaba el acto del descendimiento de la cruz que organizaba la cofradía del Santo Entierro, y que posteriormente, al ser introducida en la urna, presidía el solemne cortejo de la tarde del Viernes Santo. La talla original es obra de Gaspar González, realizada en 1619. La importancia de este paso queda atestiguada al ser portado de manera diferente que el resto de los pasos, conservando una cita de 1647 en la que ya se habla de los "ombres que ban debajo de las andas del Santo Entierro", es decir, que ya era portado entonces en una primitiva mesa procesional, y no en las andas de banzos externos del resto de imágenes. Su actual aspecto se debe a la intervención de José Gutiérrez "Filuco", el cual, según un acta de 1881, "había hecho el Rostro del Señor", regalo que hizo a la cofradía, al igual que una intervención similar en la antigua Virgen de los Clavos. Prueba de la fuerte intervención realizada es que ambas imágenes fueron nuevamente bendecidas en la tarde del 3 de abril de dicho año. Aún así, si aceptamos la idea de que el escultor solo intervino el rostro o la cabeza de la imagen, se tiene constancia de otra intervención importante en la talla en el período de 1773 a 1776, en el que se cita "el Cristo de mobimientos que serbía despúes decho el descendimiento para sacarlo en la Urna en procesión". De esta época es la urna en la que a día de hoy se expone la imagen en el Museo de Semana Santa y que desfiló hasta 1892, que fue sustituida por la actual de Justo Fernández. La imagen del Señor dejó de participar en los desfiles unos años más tarde, en 1898, cuando se incorporó a la nueva urna la imagen de Aurelio de la Iglesia. Aún así, tanto la imagen de este Yacente como la Urna, se siguieron venerando en la iglesia de San Esteban hasta la definitiva retirada de dicho templo de la cofradía en 1980. En 2011 la cofradía recuperó el acto del descendimiento, celebrándose en el interior de la iglesia de San Esteban, y en el cual participa tanto la imagen como la urna, aunque posteriormente no participa en el cortejo. 

La Real Cofradía del Santo Entierro se funda en 1593 con carácter gremial, en este caso el de sederos y tejedores. Se erige canónicamente en la iglesia de San Esteban, organizando el sermón del Descendimiento con un Cristo articulado, que posteriormente era introducido en una urna iniciando así la procesión con el resto de las imágenes (costumbre recuperada en 2011). Antes del s.XVIII la cofradía comienza a experimentar una fuerte crisis, llegando a desaparecer en dicho siglo, aunque la procesión continuaba saliendo a la calle organizada por los fieles de la parroquia de San Esteban. En 1771 se recupera la cofradía y retorna a la actividad. Por Real Orden del 9 de septiembre de 1925, el rey Alfonso XIII le concede el título de Real. Los pasos que desfilan cada tarde de Viernes Santo en la procesión de la cofradía son: La Magdalena, La conversión del Centurión, La Lanzada o Longinos, Cristo de las Injurias, Descendimiento, La Piedad, El descendido, Conducción al sepulcro, San Juan y Nuestra Señora, Retorno al sepulcro, La Urna y la Virgen de los Clavos. Los cofrades visten túnica y caperuz de terciopelo negro, portando la medalla de la cofradía y una vara con la Cruz y el sudario.


Bibliografía:


Historia de la Real Cofradía del Santo Entierro, Zamora, 1987. Florián Ferrero Ferrero.

La imagen de Cristo en el Sepulcro de la Real Cofradía del Santo Entierro. Ricardo Flecha, 2014. Revista "Cortejo Oficial" (aquí). 








Otras entradas: 

Cristo Muerto (aquí)
La Urna (aquí)

La Magdalena (aquí)
La conversión del Centurión (aquí)
Cristo de la Injurias (aquí)
La lanzada - Longinos (aquí)
El descendimiento (aquí)
El descendido (aquí)
La Piedad (aquí)
La conducción al sepulcro (aquí)
San Juan y Nuestra Señora (aquí)
El retorno del sepulcro (aquí)
La Virgen de los Clavos (aquí)

La Semana Santa de Zamora en el siglo XVII (aquí)

No hay comentarios:

Publicar un comentario