viernes, 11 de noviembre de 2011

Cristo de la Vera Cruz




Anónimo, siglo XVII-XVIII
Parroquia de Santa María del Castillo / Cofradía del Santo Entierro
Fuentesaúco (Zamora)


* Artículo escrito por Javier Prieto


Talla de Cristo muerto con articulación en los hombros para poder exponerlo crucificado o en posición yacente, en el interior de su urna barroca. No existen datos sobre su origen y autoría, se sabe que en 1734 la imagen recibía culto en la iglesia de las Angustias en un altar lateral al que se había trasladado desde el retablo mayor, modificado para contar con un camarín para la Virgen de los Dolores. Podría haber sido trasladado a dicha iglesia a principios del siglo XVIII cuando se estrenó el retablo, con doble hornacina. En 1806 las imágenes de la Vera Cruz se trasladan a la ermita de Santa Clara o de los Dolores donde sigue recibiendo culto. El Cristo de la Vera Cruz desfila en una urna de corte barroco, siguiendo las líneas del sepulcro de la Vera Cruz de Salamanca, con una curiosa recreación de un cementerio en la parte superior. La carroza del siglo XIX fue adaptada para ser llevada a ruedas en 1912.

La cofradía del Santo Entierro se organiza en 1999 tomando el testigo de la cofradía de la Vera Cruz (siglo XVI) desaparecida en 1972 pero cuyo papel en la Semana Santa había sido asumido por los devotos de sus imágenes titulares: el Santo Sepulcro y la Virgen de la Soledad. La cofradía del Santo Sepulcro desfila con su imagen titular en la mañana del Viernes Santo en la procesión del Traslado hasta la iglesia de San Juan Bautista y por la tarde forman parte de la procesión general del Santo Entierro que recorre las principales calles del pueblo. Hasta su prohibición en 1829 la cofradía de la Vera Cruz celebraba la ceremonia del Descendimiento en la mañana del Viernes Santo, prohibiéndose ante la falta de decoro por parte del público que contemplaba la escenificación en el presbiterio de Santa María del Castillo. El Sábado Santo organiza el acto de veneración al Cristo de la Vera Cruz, un culto de larga tradición, muy vinculado a los niños del pueblo que acudían a venerar al Santo Sepulcro siendo alzados por los hermanos de la Cruz hasta el interior de la urna situada sobre el paso. Los cofrades del Santo Entierro visten túnica de sarga en color crudo con puñetas y abotonaduras en las mangas ceñida con cíngulo y decenario, caperuz de raso negro con remate en cordón blanco y el escudo de la cofradía, portan además una vara de madera rematada en una cruz.





2 comentarios:

  1. Impresionante entrada Alberto, muy buena la fotografía y también la referencia histórica. Enhorabuena. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea. http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias. Poco a poco vamos abriéndonos a otras ciudades y pueblos, que tienen mucho que contar. Por desgracia, tanto hemos perdido... que debemos conservar lo que nuestros antepasados nos han legado. Fuentesaúco es muy especial, y algunos jóvenes (entre ellos Javier), están haciendo mucho y mucho les queda por delante.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar