viernes, 9 de marzo de 2012

La Semana Santa de Valladolid en el s.XVII




Como el miércoles me referí a ello, acabo con la Semana Santa del Siglo de Oro, refiriéndome al breve extracto que Antonio Moreno dedica a la Pasión de Valladolid. Estamos ante la Semana Santa más destacada de la España de entonces, ante unas cofradías que todavía sacan sus monumentales conjuntos a la calle, ¡y cargados a hombros!. Podemos constatar una Semana Santa muy ligada a los conventos, especialmente a las iglesias de San Pablo y San Francisco, donde las órdenes utilizan los grandes pasos para sus sermones penitenciales, conmoviendo al pueblo que después acompañarán los desfiles. Es curioso cómo nuestro capillita se detiene más en las procesiones "de pasar los pasos", es decir, de traslado desde las iglesias de las cofradías a los conventos, que propiamente a las procesiones penitenciales. En su descripción, echo en falta a la Piedad, así como me llama la atención que nombre otra vez a la Pasión, sin saber si se refiere a otra o es una confusión. No debemos olvidar que estamos ante un diario, no ante una guía turística, y por tanto, estos errores u omisiones son habituales. Incorporo también la Misa de Pascua en San Francisco, con una magnífica referencia a los ritos vinculados al Domingo de Resurrección, conservados en muchos pueblos y ciudades. Os transcribo el relato de 1675:

Miércoles a Valladolid, miércoles a las 3 tarde. Bien recibidos (...), cuñado de Alonso. Vimos a las 9 llevar los pasos de Santa Cruz [(sic) por Vera Cruz] a San Francisco con mucho lucimiento de hachas. La gente mucha. Un pendón por guión. Apareados iban 3 pares de pendones negros, una cruz verde, cabos coloreados con fajas grandes, un paso de La Oración del Huerto, con ángel y Judas, prendimiento, bosque, Pedro, Juan y Diego de muchos personajes, el de la linterna. Lo llevaban 60 personas. Pasos de Los Azotes, Coronación, Descendimiento, música, los prestes, caperos con sus cetros, los claros con mucha gente lucida de golpa, capa y espada. Trompetas.
Jueves a las 4 tarde, la cofradía de la Pasión con penitentes, 5 pasos. Grandioso, que escribir cada uno por su misterio era nunca acabar.
Otra de San Francisco con penitentes y los dichos pasos.
Otra de las Angustias a San Pablo a las 9 de la noche. Procesión de pasar los pasos, bueno, de grande admiración como lo de la Cruz.
Viernes, a las 8 de la mañana los Nazareno de San Agustín con sus pasos, estandartes, apareados dos a la rastra y famosos pasos. No digo lo que me pareció. La Pasión la vi en la Catedral a las 6 de la mañana.
Los monumentos, como hay más de 200 de todo había que decir, etc.
Sábado, nada.
Domingo, en San Francuisco, a las 6 de la mañana en la iglesia, tan grande como es, más de 1000 luces por rejas, cornisas, coro, retablo, columnas. Me decían que se gastaban 9 arrobas de velas de sebo clavadas, empuñadas de barro por candeleros. Misa solemne, órgano, música, clarín, danzas, cofradía del Santísimo y descubierto, Procesión por [el] claustro y el pórtico y en él la música de la Catedral. Al juntarse el Santísimo con la Virgen, se cantó la salve, etc. 

FOTOS: 1- El paso de la Sexta Angustia, tal y como se puede visitar en el Museo Nacional de Escultura. Antonio Moreno lo vería montado con las imágenes que se venera en la iglesia penitencial de las Angustias: san Juan y santa María Magdalena. 2 - El hoy conocido como Nuestro Padre Jesús atado a la columna,  formaba parte del conjunto de Los Azotes, cuyos sayones creo que hoy no están identificados. 3 - La imagen de Judas formaba parte de La oración en el huerto, hoy reducido solo a dos figuras, pero cuya composición original es la que cita Antonio Moreno, un paso tan grande que debía ser portado por hasta 60 cargadores.

Información extraída de: Diario de Antonio Moreno de la Torre (1673-1679). Francisco Javier Lozarno Pinar y Luis Vasallo Toranzo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada