lunes, 22 de julio de 2013

Virgen de los Remedios



Anónima, ¿?
Obispado de Zamora
Zamora


Imagen de la Virgen venerada desde antiguo en su propia ermita, aunque actualmente está cerrada al culto, tras un proceso de restauración iniciado en 2010. Inicialmente, la advocación de esta ermita pudo ser de Santa María de Olleros, y su cambio, según una leyenda, debió venir a partir de la visita a la ciudad de santo Domingo de Guzmán, el cual celebraba la Misa en dicho templo, y de manera milagrosa, cada sábado, aparecía en el altar todo aquello que necesitaba para su fundación. Así como la Virgen ponía remedio a todas las necesidades del santo y de sus fundaciones, la advocación de la Virgen cambió y pasó a ser llamada de los Remedios. Tuvo así una intensa vinculación con el cercano convento de San Ildefonso de los dominicos, cuya comunidad debía venir a rezar el rosario cada sábado ante esta imagen. De la talla pocos datos existen, aunque tradicionalmente se ha dicho que Ramón Álvarez, imaginero local y perteneciente a su hermandad, retocó la imagen, cuyo aspecto actual sí podría derivar de una intervención en el siglo XIX.  Los únicos datos referidos a esta hermandad hoy publicados, están vinculados a Ramón Álvarez, cuya pertenencia a la cofradía se puede documentar desde 1853, formando parte de una comisión para la realización de un inventario de los bienes de la ermita, así como la realización de su mayordomía en 1888. Actualmente la cofradía está extinta, ocupándose de su culto desde 1904 la comunidad de Hijas de la Caridad que se instaló en un edificio anexo, y que abandonó el templo en 2009. Se celebraba un solemne novenario en torno a la fiesta de la Natividad el 8 de septiembre, aunque cuando mayor asistencia tiene la ermita, es durante la romería de la Virgen de la Concha a La Hiniesta, siendo este templo el lugar donde recibe el Ayuntamiento a la cofradía, rezándose una Salve a la Virgen de los Remedios. Aunque habitualmente la imagen era adornada con su corona y el cuarto menguante a sus pies, en 2013 se pudo recuperar la antigua estampa de la Virgen con la típica iconografía barroca, incorporándole su rostrillo, tal y como nos la muestra un antiguo grabado en un Ceremonial de Alejandro Zuazo de 1753. Todas estas joyas fueron restauradas por el Taller Diocesano del Obispado de Zamora.

De la escasa documentación publicada al respecto de su ermita y devoción, solo hemos podido extraer las siguientes procesiones extraordinarias:

En 1643, 12 de abril, a solicitud del rey Felipe IV, por la guerra de Cataluña, subiendo a la Catedral y celebrando allí novenario. 

En 1677, el 6 de octubre, por algún tipo de enfermedad, subió a la Catedral, donde se celebró un novenario. El 14 de octubre, volvió a su ermita, convocándose para ello procesión general de toda la tierra de Zamora, con asistencia de los pueblos de los partidos, comunidades religiosas, cofradías y demás.

En 1697, a solicitud del rey a todas las ciudades, se eligió esta imagen para una rogativa pública, debido a que estaba por colocar en su camarín tras una serie de obras. El sábado 14 de diciembre se subió en una solemne procesión a la Catedral, donde se celebró un novenario, que finalizó de nuevo con otra procesión que recorrió la ciudad hasta la Plaza Mayor, bajando de nuevo hasta su ermita. 


Bibliografía:

Ramón Álvarez imaginero. José Andrés Casquero, Miguel Ángel Mateos y Jesús Urrea. 1989.

Diario de Antonio Moreno de la Torre (173 - 1679). Francisco Javier Lorenzo Pinar y Luis Vasallo Toranzo. 2001.

Descripción histórica de la ciudad de Zamora, su provincia y obispado. Antonio Piñuela Ximénez.

Virgen de los Remedios, Anónimo, Zamora. Esbozos de un inventario. Javier Prieto. 2013 (aquí)








Otras entradas:

Ramón Álvarez, imaginero (aquí)
Virgen de la Concha, Patrona de Zamora (aquí)

No hay comentarios:

Publicar un comentario