viernes, 10 de febrero de 2012

San Juan de la Cruz



Presbítero de la Orden de los Carmelitas y doctor de la Iglesia, el cual, por consejo de santa Teresa, fue el primero de los hermanos que emprendió la reforma de la Orden, empeño que sostuvo con muchos trabajos, obras y ásperas tribulaciones, y, como demuestran sus escritos, buscando una vida escondida en Cristo y quemado por la llama de su amor, subió al monte de Dios por la noche oscura, descansando finalmente en el Señor, en Úbeda, de la provincia de Jaén (1591). Martirologio romano.


Nació en 1542 en Fontiveros, actual provincia de Ávila. Tras la muerte de su padre, su familia sufre una situación de pobreza que les obliga a trasladarse a Medina del Campo, donde fue al colegio de los Niños de la Doctrina, ayudaba en el hospital de la Concepción, ingresó en el colegio de los Jesuitas y finalmente ingresó en el convento de Carmelitas en 1563, adoptando el nombre de fray Juan de San Matías. Posteriormente se traslada a Salamanca para realizar sus estudios universitarios, siendo ordenado en 1567 en Medina del Campo. Será aquí donde conoce a santa Teresa, la cual ha iniciado ya su reforma de la orden Carmelita femenina, considerando iniciar también la de la rama masculina. Juan y Teresa hablan y comparten proyectos, pero Juan tiene que volver a Salamanca para seguir con sus estudios. El 28 de noviembre de 1528 funda en Duruelo el primer convento de Carmelitas Descalzos, cambiando su nombre por san Juan de la Cruz. De ahí se iniciará un número importante de fundaciones, tanto masculinas como femeninas, acompañando a santa Teresa, como por ejemplo, entre 1572 y 1577, siendo el confesor del convento de la Encarnación de Ávila. Será allí donde los frailes calzados lo secuestran, trasladándole y encerrándole en una prisión en Toledo, donde sufre importantes privaciones y humillaciones, con motivo del grave enfrentamiento entre calzados y descalzos, con motivo de la reorganización de la orden y la pretensión de estos últimos de tener una provincia propia que les librara de la dependencia de los calzados. Será en esta prisión donde escriba una parte de una de sus obras más elevadas: Cántico Espiritual. Tras su liberación recorrerá diversos conventos de Andalucía, asumiendo diversos puestos de relevancia en su orden, aunque en los últimos años de su vida es destituido de manera humillante de todos ellos y es reducido a simple fraile. Muere en 1591, siendo enterrado en Úbeda, aunque actualmente sus restos descansan en el convento de carmelitas descalzos de Segovia, en un túmulo realizado por Julio Vicent Mengual en 1927 en los talleres Granda. Fue beatificado en 1675 y canonizado en 1726, y proclamado doctor de la Iglesia en 1926 por Pío XI, en consideración a su indispensable aportación a la espiritualidad y doctrina católica y a la importancia de sus obras literarias.


Bibliografía:

Vicent Mengual, Julio. Enciclopedia Online del Museo Nacional del Prado, ver aquí.

4 comentarios:

  1. fray Félix de Granada no, don Félix Granda es el autor del mausoleo, iniciador de los talleres Granda de Madrid

    ResponderEliminar
  2. se realizo en Tallers Granda, por el escultor Julio Vicent Mengual, ver reseña en Museo Nacional del Prado enciclopedia online

    ResponderEliminar
  3. Ciertamente es así, muchas gracias por su aportación. Incorporaré la referencia a la entrada.

    ResponderEliminar